Óvulos: ¿qué debemos saber?

Los óvulos son las células reproductoras femeninas, pero en realidad hay muchas cosas que no sabemos sobre ellos. Hoy te contamos algunas de las más interesantes.

ovulos

Los óvulos son las células de reproducción femenina. Eso lo sabemos todos, ya que se nos enseña en la escuela. Sin embargo, aunque seamos mujeres, muchos de los conceptos que se quedan alrededor de esa célula nos son desconocidos, y sobre todo en la actualidad, dónde la fecundación asistida parece ser un hecho, o se incentiva que las mujeres puedan elegir más allá de su vida fértil ser madres con políticas laborales, creo que es importante conocer un poco más acerca de ese componente que está destinado a crear otra vida.

Aunque todo el proceso de la formación de un nuevo óvulo en nuestros ovarios se lleva a cabo en nuestro interior y quizás por ello somos menos conscientes de ello que los hombres, en realidad pocos sabemos que los óvulos, una vez formados, resultan ser las células más voluminosas que posee el ser humano. En ellas, se lleva todo el material genético que de producirse la fecundación por parte de un espermatozoide se le trasmitirá, tras una fase de selección genética natural al embrión que nacerá de dicha unión. La producción y renovación de un óvulo tiene un ciclo medio en los humanos de 28 días, y cuando las mujeres tenemos la menstruación nos encontramos en la fase final, ya que se trata de deshacerse de una célula que no ha cumplido la función de ser fecundada.

Óvulos y el proceso de la vida

Las mujeres estamos programadas con una cantidad de óvulos limitada durante toda nuestra vida. De hecho, es por eso que a cierta edad, por lo general compartida en un rango de años arriba o abajo, tenemos la menopausia. La menopausia es ese período en el que la mujer deja de ser fértil. Es decir, no tiene más óvulos que puedan ser fecundados, y por lo tanto, no cabe posibilidad alguna de quedarse embarazada.

La fertilidad de una mujer, aunque podría determinarse por una edad estándar, ha ido cambiando con el paso de los años. Por un lado, la mejora de la alimentación, la mayor preocupación por la salud y otra serie de mutaciones sociales que hemos vivido han hecho que los tiempos se vayan gradualmente alargando. Sin embargo, que por naturaleza tengamos óvulos que pueden ser fecundados no significa que vayamos a poder tener un bebé. Es por eso que las clínicas de fertilidad despiertan el interés de muchas mujeres que encuentran más allá de los 35 años, y cada vez más, más allá de los 40 la edad idónea para convertirse en madres por primera vez.

Si bien las mujeres de 40 años tienen la capacidad de seguir produciendo óvulos, estos no siempre cumplen con la calidad necesaria para poder ser fecundados y llevados a buen término con un nacimiento. En otras ocasiones, aunque el óvulo sí que está en óptimas condiciones, se produce el problema en la pareja, que puede sufrir complicaciones con sus espermatozoides. Y en caso de que ambas células reproductores estén bien, el embarazo puede complicarse en el caso de la edad porque el cuerpo ya no está igual de preparado que antes para poder dar a luz. De hecho, en los embarazos de más de 35 años se incrementan los controles, así como se dan recomendaciones a las futuras madres para poder evitar cualquier problema relacionado con éste tema.

Fecundación invitro y ayudas laborales

Pero aunque de forma natural sepamos que probablemente cuando más se espere más complejo será llevar a buen término un embarazo, lo cierto es que la sociedad en la que vivimos deja a la mayoría de las mujeres sin tiempo para pensar en ser madres hasta haber alcanzado cierta edad. Por ello la ciencia plantea soluciones como las que hoy en día acaparan portadas porque son utilizadas por famosos y celebrities. La fecundación invitro o las ayudas laborales para retrasar la maternidad son algunas de ellas.

Sobre las ayudas laborales, como las que ofrece ahora Facebook a las mujeres que quieran asegurarse de ser madres en el futuro, congelando sus óvulos, ya hemos hablado en nuestro blog. En el caso de la fecundación invitro, cabe recordar que se trata de un proceso para quiénes ya no tienen la capacidad de producir óvulos con opción a ser fecundados, para quiénes teniéndolos, tienen problemas en el caso del esperma de su pareja, o para quiénes sin pareja se deciden a ser madres solteras con la ayuda de un donante. Todas esas posibilidades existen, y son cada vez más las mujeres, que forzadas por una sociedad que se mueve en tiempos insólitos en los que no queda tiempo para pensar en nada más que trabajo, se animan a vivirlas como la fórmula para conseguir el sueño de ser madres.

Imagen: jose angel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...