Para seguir una buena dieta es necesario saber la causa que te hace sumar kilos

A muchas mujeres nos gustaría tener un cuerpo perfecto y por ello no dejamos de buscar la dieta perfecta. Sin embargo nos olvidamos que cada mujer tiene una estructura distinta y por ello la talla viene determinada precisamente por esa estructura ósea que ni matándonos de hambre conseguiremos reducir. Por ejemplo, la mujer que es ancha de caderas, jamás conseguirá reducirlas, sin embargo si se puede armonizar la dieta con el la estructura.

Por ello las dietas adecuadas y buenas siempre funcionan. Y no por ello podemos dejar de comer alimentos y nutrientes necesarios para nuestra salud. Sin embargo si podemos sobrevivir sin ciertos alimentos que nos desestabilizan la balanza como puede ser la bollería industrial. Esto es solo un pequeño ejemplo de que sí podemos tener un manual de instrucciones para tener una dieta sana y equilibrada sin meternos en dietas milagro o con efecto yo-yo. En las dietas como en la vida tiene que existir un equilibrio, porque también reprimirse de los pequeños ‘caprichos’ tiene sus efectos secundarios.

Primeramente tenemos que saber que no todas las personas asimilan igual los mismos alimentos y dietas. Y tampoco nos encontramos siempre con el mismo ánimo y disposición a cambiar los hábitos alimentarios. Y nos puede faltar lo más importante, la voluntad.


Todos podemos poner más empeño en lograr un determinado objetivo. Y poner más empeño no significa dejar de comer. Al contrario, a veces justamente lo que hacemos es comer mal. Ante esto, lo más lógico es rebelarse e ir perdiendo las ganas.

Todas en el momento de seguir una dieta pasamos por momentos de ansiedad. Y, a veces por mucho que intentemos controlarla, parece que nada funciona y nos lanzamos a la despensa incluso con desesperación. Hay quien asegura es el resultado de ciertos contaminantes que ingerimos a lo largo del día y que van modificando nuestro equilibrio. Sin embargo, la causa puede estar en no comer a las horas debidas ni la cantidad que necesita el organismo.

También es normal que cuando se sigue una dieta por alguna razón apetece comer más dulce. Sin embargo es un error abusar del dulce. Cuando esto pasa es un indicador de que en tu organismo algo falla y puede estar en ciertas carencias de vitaminas. Con una analítica seguramente se dé con el problema.

Si tu problema es que no consigues mantener la báscula en orden independientemente cual sea tu problema, tanto los caldos como los zumos te ayudan a saciarte y a no comer con frecuencia desmesurada. Además, en ambos casos tienen efecto diuréticos que te ayudará a vencer una posible retención de líquidos y a eliminar toxinas.

Imagen |  jlastras

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...