¿Por qué el aceite de palma está desaconsejado? ¿Es realmente perjudicial?

El aceite de palma es el segundo más utilizado en cuanto a alimentación en el mundo. Pero todo el mundo habla pestes de él. Hoy descubrimos si es tan malo, y las razones de que así sea.

aceite de palma

La verdad es que sobre los tipos de aceites se han dicho y desdicho tantas cosas, que a veces uno no sabe a quién hacerle caso. De hecho, hasta hace bien poco, el aceite de oliva no estaba considerado como demasiado saludable y ahora es el rey de los aceites. Y precisamente por la actual polémica, es que hoy hemos querido hablarte de uno bastante particular por muchas razones. Hoy en Centro Mujer, vamos a intentar descubrir si el aceite de palma es realmente perjudicial como dicen, si está desaconsejado con sentido científico, los beneficios que tiene y algunas curiosidades sobre él.

El aceite de palma está tan de moda no de forma casual, sino porque en realidad es uno de los que más se consumen en el mundo. Exactamente, el segundo que en mayor cantidad  se produce, solamente por detrás del aceite de soya. La razón que hay detrás de este asunto es precisamente el precio.  Obtener aceite de palma no es difícil, y cuesta muy poco. Esto hace que la mayoría de las empresas especialistas en alimentos acaben por apostar por él frente a otras grasas y por esa misma razón aparece en prácticamente todo tipo de elaborados que contengan grasas vegetales.

Los perjuicios del aceite de palma

El aceite de palma no es perjudicial porque sí. De hecho, el problema que alegan los nutricionistas expertos sobre este tipo de grasa no es otro que los lípidos saturados que contienen. Aunque estos no son los peores para el consumo humano, elevan de forma considerable los niveles del colesterol malo en la sangre, el cual luego puede causar otros problemas de salud o enfermedades crónicas que hay que tratar. Precisamente por ese tema es que no se recomienda el consumo de este tipo de aceite.

Sin embargo, como veremos a continuación, el contenido de estas grasas se concentra sobre todo en el aceite de palma refinado, ya que el que se extrae de manera más pura de la planta, contiene otras sustancias positivas para nuestra salud que podrían ver compensada la cantidad de lípidos saturados que también lleva. Pero eso lo veremos en el siguiente apartado de nuestro artículo de hoy.

Aceite de palma refinado o no refinado

Los expertos dicen que cuando se utilizan los aceites de palma, no se especifica de ningún modo que se están usando. Y eso también dificulta la forma de entender si se trata de un aceite de palma puro,o de aquel que ha sido refinado. Mientras que el primero contiene vitamina A y vitamina E, así como muchas sustancias antioxidantes que nos podrían resultar muy favorables; en el segundo se han eliminado casi por completo, obteniendo un líquido prácticamente transparente que es capaz de conservar los alimentos por mucho más tiempo que otros aceites, y por ello también es mu preciado en la alimentación.

Quizás si existiese la posibilidad de que el consumidor distinguiera uno del otro, sería más sencillo recurrir a explicar algunas de las bondades que tiene el aceite de palma. Pero no cabe duda de que en la mayor parte de los casos, la industria prefiere al segundo, que le sale más económico, y que al tiempo le otorga mayores beneficios a la hora de conservar alimentos. De hecho, es muy poco habitual encontrarse con la primera de las variedades en países que no sean productores del producto. Por lo tanto, en España, cuando algo lleva aceite de palma, es casi seguro que será aquel refinado.

La polémica de los aceites vegetales

Pero más allá de que todos hemos leído, escuchado o visto algún tipo de reportaje en el que se pone énfasis en lo peligroso que es el aceite de palma, a la hora de reconocer aquellos productos que no lo contienen o que sí lo llevan, estamos prácticamente indefensos. Es más, en parte de ahí ha surgido la gran polémica sobre este producto. Si te fijas en las etiquetas, en prácticamente todos los sitios ponen un aceites vegetales, y no explican qué tipo de aceites contiene esa mezcla. Por lo general, por lo económico que resulta, y por su poder conservante, el aceite de palma se encuentra en ellas.

Lo que no tiene mucho sentido es que se mantengan así los etiquetados. Si sabemos que un producto no es bueno, y que además podría causarnos daños crónicos, se debería velar porque el consumidor lo sepa. Y sea consciente de lo que está comprando. Precisamente en ese sentido, los productos que presumen de ser naturales y saludables, llevan en muchos casos etiquetas en sus envases que advierten de la no existencia de ese aceite de palma. Parece sin duda el mundo al revés, decir lo que no tiene aceite de palma, y no mencionarlo cuando sí lo lleva.

Imagen: Joselu Blanco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...