¿Por qué nos contagiamos de gripe en invierno?

Evitar el contagio de la gripe es importante para no pasar el mal trago que producen sus síntomas durante hasta diez días. Sin embargo, en tu caso podrías también tener en cuenta algunas recomendaciones para no pasarlo tan mal si acabas teniéndola.

gripe

La gripe es una enfermedad infecciosa muy común en los meses de otoño e invierno y está causada por cierto número de virus que entran en tu organismo a través de la boca y la nariz. Se diferencia del resfriado se encuentra en que este último no provoca dolor de cabeza ni fiebre. Sin embargo, conociendo las causas de la gripe no siempre se tiene la fórmula para evitar contagiarse. En realidad, no se trata ni mucho menos de una enfermedad grave, pero sí lo bastante molesta como para causarte una baja o impedirte hacer vida normal durante algunos días.

Es cierto que los colectivos más vulnerables, como son los niños, los ancianos y los enfermos crónicos tienen un calendario específico de vacunación contra la gripe que les ayuda a mantenerse a salvo de esta enfermedad. Sin embargo, la vacuna no está recomendada para todos por su escaso efecto y porque además impediría que se generen los anticuerpos suficientes para prevenirla en futuras ocasiones. Así que si no perteneces a ninguno de estos grupos que sí reciben la vacuna, toma nota de cómo prevenir el contagio de la gripe.

Cómo prevenir contagiarte de la gripe en invierno

  • Lávate las manos frecuentemente con agua y abundante jabón
  • Evita tocarte la nariz y la boca ya que son los lugares por los que se propaga el virus
  • Al toser o estornudar cúbrete la nariz con un pañuelo de papel y luego tíralo.

Durante los meses de otoño e invierno los casos de contagio de gripe aumentan de forma considerable, por eso se llama estacional, porque es propia de esta época del año. Cuando aparece los primeros síntomas de la gripe suelen estar asociados a: fiebre alta, dolor muscular, tos, dolor de cabeza y garganta y en general malestar en todo el cuerpo. Por norma general, esta enfermedad suele durar entre 4 y 10 días desde que aparecen los primeros síntomas hasta que van desapareciendo poco a poco. A diferencia de lo que normalmente se piensa , los tratamientos médicos no acortan los días de la enfermedad, sólo a ayudan a aliviar los síntomas.

Tratar la gripe de forma natural

Sopa de pollo: la sopa de pollo te ayuda a controlar la actividad de los neutrófilos, por eso te alivia cuando estas con gripe.
Bebe mucho líquido: puede ser agua, zumos naturales o infusiones.
Come frutas y verduras ricas en vitamina C como pueden ser: naranjas, kiwi, piña y pimientos.
El descanso es fundamental. El cuerpo se debilita durante la enfermedad, por eso necesitas recuperar fuerzas descansando.
Cuando tengas fiebre, no te abrigues demasiado pues el cuerpo necesita perder todo ese calor.

Respecto a las terapias y medicamentos habituales que se recetan en el caso de la gripe, distinguimos los más importantes. Sin embargo, recuerda que es siempre mejor conultar con tu médico para que evalúe tu caso específico.

  • Analgésicos. Ayudan a calmar el dolor de cabeza y muscular. El más recomendado es el paracetamol.
  • Antipiréticos: Ayudan a bajar la fiebre. El más recomendado es nuevamente el paracetamol.
  • Antitusivos: Ayudan a calmar la tos. Destaca el Dextrometorfano
  • Descongestivos: Ayudan a reducir la mucosidad.

El remedio de la abuela

Hoy en día en las farmacias puedes encontrar gran cantidad de medicamentos anti-gripales para aliviar los síntomas de la gripe, pero recuerda que nunca debes automedicarte. Eso sí, sí que puedes recurrir al remedio de la abuela que son los vahos de eucalipto. El vaho es un remedio popular que se basa en inspirar y respirar el aroma de determinadas plantas con poder expectorante. Su preparación es muy sencilla, pues sólo necesitas hojas de eucalipto y agua en un cazo. El eucalipto es un árbol originario de Australia, aunque hoy en día puede encontrarse en todo el mundo.

Para preparar los vahos de eucalipto necesitas un puñado de hojas de eucalipto y una olla con agua. En primer lugar, pon a calentar el agua y cuando hierva añade las hojas de eucalipto y deja hervir durante 3 minutos. Luego apaga el fuego y deja reposar durante 3 minutos más. Ahora, colócate en un lugar cómodo y pon la cabeza arriba de la olla con las hojas de eucalipto y tápate con una toalla. Trata de respirar durante unos minutos y verás como te alivias.

Aunque los síntomas de la gripe pueden resultar realmente molestos, con los consejos que te hemos dado hoy seguramente prestes más atención en prevenirla y en tratarla en caso de que no seas capaz de conseguir ese primer objetivo. Por cierto, ¿ya te has contagiado de gripe este año?

Foto: Gripe vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...