Remedios naturales contra las quemaduras solares

remedios-naturales-contra-las-quemaduras-solares

En la época veraniega, quien más o quien menos, nos gusta broncear nuestro cuerpo. No obstante, la larga exposición o no usar cremas protectoras con el factor adecuado pueden dar lugar a las dolorosas quemaduras solares. Hay que vigilarlas ya que si empeoran pueden infectarse o dejar cicatrices.

Para quemaduras leves existen además de pomadas y cremas específicas remedios naturales.

Lo primero es que recién hechas hay que evitar taparlas totalmente o ejercer presión. Se puede mojar con agua muy fría, pero si la secamos debe ser con mucho cuidado y a golpecitos. Siempre se aplicará a la zona una sustancia fría para que el efecto sea mayor. Aunque se puede echar el ungüento directamente lo más común es empapar una gasa que se colocará sobre la zona afectada. Si el dolor es muy intenso se puede optar por preparados, por ejemplo, con harina de avena, vertidos en una bañera donde el quemado puede sumergirse un rato.

Entre las soluciones más conocidas se encuentran las gasas impregnada en agua y vinagre ( mejor si es de manzana) o leche fría. Se dejan puestas entre 20 minutos y media hora sobre la piel y se puede repetir cada dos o cuatro horas ( máximo 5 veces al día).

Hay emplastos diferentes que se pueden usar como pomadas a base de clara de huevo y aceite de oliva, o harina de almidón de maíz con agua, o jugo de tomate y dos cucharadas de bicarbonato. También se puede untar con yogur la quemadura, y luego enjuagar con agua bien fría y secar con sumo cuidado.

El aloe vera también es útil para curar quemaduras. Tanto si extraemos el jugo natural de una hoja de la planta, como si optamos por un gel con elevado porcentaje o pureza en su contenido, tiene un importante poder regenerativo y refrescante.

Las hierbas medicinales pueden constituir un buen ingrediente de nuestro botiquín. Las infusiones de te, de flores de manzanilla o de salvia, una vez enfriadas pueden usarse para lavar y calmar la piel.

Los emplastos con otros vegetales y frutas pueden ser una alivio parcial: trozos de zanahoria aplastados, rodajas heladas de pepino, pulpa machacada de melón u hojas de lechuga( o col) hervidas y luego heladas.

Hay que señalar que esta clase de lesiones no son cuestión de broma y que, al igual que las producidas por el fuego, pueden ser de primer, segundo y tercer grado. En el caso de las dos últimas lo mejor será acudir a la farmacia o al médico.

Imagen| Lu-Lu


Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...