Remedios para aguantar el rendimiento

Dependiendo lo que comamos así rendimos y tenemos la energía suficiente para afrontar el día y los grandes esfuerzos. Por eso los deportistas cuidan mucho su dieta. Si quieres conseguir el mismo rendimiento y que tu cuerpo funcione sigue unos sencillos consejos.

cacahuetes

Sabemos que saborear algo dulce activa de inmediato la sensación de recompensar en el cerebro, lo que mejora el nivel de rendimiento físico y mental. Ésa es una de las razones por las que, en momentos de agotamiento o estrés, buscamos desesperadamente alimentos ricos en azúcar. Para que esa inyección de energía no produzca un bajón al cabo de pocos minutos, lo mejor es tomar fruta entera, ya que aporta fibra, la encargada de graduar la entrada de los azúcares en el torrente sanguíneo y, gracias a ello, mantiene el nivel de energía en equilibrio.

Por otro lado, el chocolate que sabemos es una inyección de energía instantánea y despierta la mente así como mejora la respuesta muscular, para prolongar al máximo esa dosis de vitalidad conviene comerlo con pan, en tortitas de arroz, fruta, etc. Si después de entrenar o hacer gimnasia lo acompañas de un vaso de leche o unos frutos secos, mejora la recuperación muscular. También si endulzas el yogur o las tisanas con melaza (ayuda a prevenir las agujetas) o con miel obtendrás dosis de energía más estable que si lo haces con azúcar.


Sin ninguna duda para recargar las pilas nada como los cacahuetes. Además de ser el fruto seco con mayor aporte en proteínas, el cemento de los músculos, los cacahuetes son una de las mejores fuentes de coenzima, una sustancia que aumenta el nivel de energía e incrementa el rendimiento físico. Es muy buena costumbre, por tanto, espolvorear cacahuetes sobre los platos de pasta o arroz, preparar tiras de pollo o verduras rebozadas en cacahuetes picados. Si fumas o comes poco pescado es un perfecto antioxidante.

Las barritas y galletas de avena, en particular las que tienen pasas, avellanas o nueces, son el tentempié ideal para recargar las pilas y tener más resistencia. La razón no es otra que el alto contenido de este cereal en hidratos de carbono complejos, que aportan energía a largo plazo, y en grasas buenas, que mantienen nuestra maquinaria bien lubricada. La avena también proporciona magnesio, el déficit del cual produce calambres musculares y aumenta el nivel de estrés que sufrimos cuando tenernos que dar lo mejor de nosotros en el trabajo o en una competición.

Imagen | koadla

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...