Técnicas para corregir problemas visuales: gafas, lentillas y cirugía

La falta de visión o ciertos daños en los ojos hacen que necesites gafas, lentillas o una cirugía para ver bien. Hoy analizamos los diferentes métodos intentando ayudarte a elegir el más recomendado para ti.

gafas

Hoy en día existe mucha gente con problemas de visión. En realidad, aunque en edades avanzadas es habitual tener pérdidas de vista, lo cierto es que no es algo poco frecuente que la gente joven sufra miopía, astigmatismo u otras enfermedades que impiden ver bien sin gafas o lentillas. Aunque es cierto que no se trata de dolencias graves y se puede aprender a vivir con ellas, son muchas las mujeres que por una cuestión de estética y comodidad prefieren recurrir al uso de las nuevas técnicas de cirugía que permiten deshacerse de los complementos para poder ver con claridad.

Por lo tanto, tenemos que para aquellas personas que sufren de problemas de vista, como es mi caso, se podría recurrir al uso de gafas, de lentillas, y también de la cirugía láser. Pero, ¿cómo saber cuál es la mejor opción para ti? Creo que lo ideal sería que eches un vistazo a los pros y contras de cada uno para decidir si realmente estás cómoda con la que utilizas. De todos modos, últimamente las gafas se han puesto muy de moda y se convierten en un accesorio ideal para combinar con tus looks más atrevidos. El problema estético que éstas parecían ser ha desaparecido casi por completo.

Las gafas: la solución más rápida y eficaz

  • Hoy en día son muy cómodas y fáciles de llevar, pues están hechas de un material orgánico que reduce considerablemente su peso.
  • Si son antirreflejantes, previenen los molestos reflejos de la luz.
  • Las lentes graduadas fotosensibles se oscurecen cuando se exponen a la luz.
  • Las gafas protegen los ojos de la suciedad, el polvo y los insectos.
  • Existen gafas de trabajo para quien pase mucho tiempo delante de un ordenador.
  • Las gafas graduadas de muchas dioptrías pueden resultar algo incómodas por su peso.
  • Cuando utilizas gafas, siempre diriges la mirada al centro del cristal, por eso al dirigir la vista hacía los lados, la imagen puede resultar distorsionada o desplazada sobre todo si tienes una graduación elevada.
  • La excepción se produce en determinados deportes, como los de contacto y los acuáticos, en los que por una cuestión de comodidad no es recomendable el uso de gafas.

Lentes de contacto: la alternativa sencilla

  • Son la primera alternativa a las gafas.
  • Permiten corregir casi todos los problemas de visión.
  • En las lentillas, la visión lateral es nítida.
  • No se empañan como las gafas
  • Son útiles cuando hay diferencias visuales entre ambos ojos, por eso están recomendadas para personas con anisometropía (diferente graduación en ambos ojos)
  • Existen lentes cosméticas para cambiar el color de los ojos
  • Pueden provocar sequedad en los ojos, inflamación en los párpados, enrojecimiento o poca oxigenación de la córnea.
  • Exigen cierto grado de habilidad para ponérselas.
  • Algunas personas se adaptan fácilmente, mientras otras necesitan más tiempo.
  • Necesitan un mantenimiento mayor que las gafas, pues una mala limpieza puede provocar infecciones.

Cirugía

  • Hace aproximadamente 20 años que la cirugía corrige los problemas visuales.
  • No se necesitan gafas después de la cirugía
  • Puede corregir hasta la presbicia
  • La cirugía es una solución para personas que no toleren las lentillas
  • Se pueden corregir miopías hasta 10 dioptrias
  • Los pacientes deben tener más de 18 años, pues el ojo debe estar totalmente formado.
  • Esta operación puede provocar sequedad temporal de los ojos
  • No es apta para diabéticos

Como ves, cada una de las alternativas con las que se cuenta habitualmente en el mercado tiene sus pros y sus contras. Como miope he de decir que actualmente utilizo más las gafas que de costumbre. Me resultan mucho más cómodas para el trabajo diario en el ordenador y puedes combinarlas para lucir a la última. Además, si aprovechas las ofertas que algunas ópticas ponen a tu disposición durante todo el año puedes conseguir un precio realmente bajo para poder tener varios pares con los que sentirte como nueva cada día. A mí particularmente la cirugía no me apetece, en parte porque me causa cierto temor por muy sencilla que parezca, en parte por el proceso de recuperación. Eso sí, toda la gente que conozco que tenía problemas de visión y se sometió a esta idea ha resultado estar completamente contenta con los resultados.

¿Y en tu caso, por cuál de las alternativas posibles te has decantado para solucionar tus problemas de visión?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...