¿Tensión arterial alta? Cásate

Los adultos que viven felizmente en pareja tienen menores cifras de presión arterial que los solteros o los atrapados en matrimonios que no les hacen felices.

anillos enamoradosLos adultos felizmente casados disfrutan de una presión arterial más baja que los solteros que tienen una amplia red social de contactos. Tanto en hombres como mujeres que viven matrimonios felices se observan hasta cuatro puntos menos de presión sanguínea durante veinticuatro horas que otros hombres y mujeres solteros. Tener amigos cercanos en los que apoyarse no se traduce en una mejor tensión arterial para los que viven matrimonios desdichados ni para los que no están casados.

La nueva investigación de la que nos hacemos eco en esta ocasión muestra que el matrimonio es bueno para el corazón en todos los sentidos. La profesora de la Birgham Young University Julianne Holt-Lunstad realizó este estudio junto con dos estudiantes. Ella misma lo cuenta: “Parece haber únicamente efectos beneficiosos en el matrimonio. Pero no sólo estar casado es garantía de una buena salud, lo que de verdad protege nuestro corazón es la felicidad que muchas parejas encuentran en compartir su vida.

El estudio también encontró que los adultos que viven con sus parejas en situaciones menos favorables (son infelices) tienen mayores datos de tensión arterial que los casados felizmente y peores aún que los solteros. Holt-Lunstad es psicóloga y estudió la relación entre salud y matrimonio en 204 adultos casados y 99 solteros que llevaron un medidor de la tensión arterial portátil durante veinticuatro horas seguidas.

Los tensiómetros grabaron la presión a intervalos aleatorios durante todo el día, incluso mientras los participantes dormían. La tensión de cada voluntario fue medida unas setenta y dos veces. Holt-Lunstad lo describe así: “Queríamos obtener los datos de la presión sanguínea de los participantes durante cualquier acción que normalmente realicen en su vida cotidiana. Recoger una o dos lecturas en un hospital no es muy representativo de las fluctuaciones que ocurren a lo largo del día.”

Todos los voluntarios completaron un cuestionario sobre sus amistades y contestaron preguntas sobre la calidad de sus relaciones. Los participantes casados también rellenaron informes basados en sus relaciones de pareja. Con los monitores de presión arterial conectados día y noche, los investigadores pudieron ver que la tensión de los adultos casados, especialmente aquellos que disfrutaban de relaciones satisfactorias, bajaba más durante el sueño que la de los solteros.

La jefa del proyecto afirma: “La investigación ha mostrado que la gente cuya presión sanguínea permanece alta durante la noche tienen un mayor riesgo de problemas cardiovasculares que la gente cuya presión disminuye.” Holt-Lunstad continúa diciendo que los cónyuges pueden promover hábitos de vida saludables, tales como convencer a su pareja para acudir al médico o comer de manera más equilibrada. La relación matrimonial es, además, un soporte emocional en los buenos y malos tiempos. Compartir buenas noticias, por ejemplo, genera energía positiva, que se torna en beneficio de las funciones corporales.

El estudio ha sido realizado con el soporte de la Anthony Marchionne Foundation, que promueve investigaciones sobre los beneficios de no estar casado. También participa la BYU´s Family Studies Center. El siguiente paso en la investigación para Holt-Lunstad es estudiar a parejas participantes en programas de consejo matrimonial para ver si la mejora en las relaciones maritales se traduce en una mejora en la salud.

Foto: Pichote en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...