Tocofobia, miedo al embarazo

embarazadaLa palabra griega tokos significa hijo, descendencia. Por tanto, la tocofobia es el miedo patológico al embarazo. Se define científicamente como un profundo terror al embarazo y parto. Al hablar de patologías embarazo estamos descartando a las mujeres libremente deciden que no quieren tener hijos por motivos personales, laborales, económicos o de otro tipo. Cuando una tocofóbica piensa en el embarazo puede sobrevenir una situación desagradable con debilidad, ganas de llorar, de gritar, náuseas, incluso pueden llegar a sufrir ataques de ansiedad.

Pero esta situación no se consideraba enfermedad hasta que fue identificada como tal en el año 2000, en una encuesta realizada por la doctora Kristina Hofberg, se reveló que una de cada seis mujeres sufría tocofobia. Anteriormente, este síndrome había recibido muy poca atención por la comunidad científica, y aún un porcentaje elevado de la población no sabe de qué se trata, a pesar de las miles de mujeres que lo padecen. Helen Mirren, por poner algún ejemplo conocido, ha revelado a la opinión pública que después de ver un documental sobre el parto en el colegio, tomó la decisión de no tener hijos. Lo mismo le ocurrió a Irene de Grecia, la hermana de la reina Sofía. Las mujeres que sufren esta enfermedad afirman que les traumatiza todo lo que tenga que ver con gestar o dar a luz un hijo.

De hecho, algunos estudios científicos han revelado que muchas de las mujeres que piden desesperadamente una cesárea, no lo hacen porque no puedan llevar a cabo un parto natural, sino porque están aterradas ante la idea. Dentro de la misma enfermedad se suelen distinguir dos grupos: tocofobias primarias y secundarias. En las primeras se encuadran las mujeres que nunca han tenido hijos, en el segundo tipo estarían las que han pasado por el proceso de la maternidad y han tenido una mala experiencia (como mi madre, es que yo no quería nacer). Estas mujeres evitan desesperadamente repetir la historia, incluso tratan de convencer a sus allegadas de que no se queden embarazadas.

A pesar de que muchas de las tocofóbicas primarias pueden echan de menos los sentimientos y las emociones de tener hijos, el miedo al dolor físico o a la falta de fuerza necesaria para dar a luz, les frena ante la idea de quedarse embarazadas. En algunos casos sufren depresión porque se culpan a sí mismas de esta enfermedad que les impiden disfrutar de la maternidad, sobre todo cuando ven que sus amigas y familiares tienen hijos a los que amar y proteger.

También un porcentaje considerable de tocofóbicas tienen más miedo a la sensación de vulnerabilidad y humillación que creen que sentirán cuando estén en el paritorio exponiendo su cuerpo a un grupo de extraños. Sin embargo las mujeres que han tenido hijos siempre comentan lo desinhibidas que se vuelven cuando están embarazadas. Es como si la propia naturaleza ayudara a normalizar una situación que es incómoda por definición.

otra-embarazadaAlgunas de estas mujeres tienen tanto miedo al parto que deciden abortar en caso de embarazo, lo que no deja de ser paradójico, porque ponen igualmente su vida en peligro con esta intervención. En otras ocasiones llegan a perder a sus parejas si éstas están decididas a tener hijos. Ponen tanto énfasis en evitar pasar por el “mal trago” que no les importa dejar de lado su estabilidad emocional. Otras mienten descaradamente a sus parejas y les hablan de imposibilidad para concebir, cuando realmente están poniendo los medios para que eso ocurra un embarazo.

Las mujeres que sufren tocofobia pueden pedir consejo a un profesional de la psicología, pero lo normal es que no lo hagan para poder tener hijos sin miedo, sino para que la opción que han elegido, la de no ser madres, no les afecte en su vida personal, que no tengan remordimientos por ello: hay mujeres que tiene hijos y otras que no, tan sencillo como eso. Nadie puede ni debe convencer a nadie de que ponga en peligro su vida o su integridad física por dar a luz si esa persona no está dispuesta.

La solución para estas mujeres en el caso de querer disfrutar de la maternidad pasa por la adopción. Ser madre no es sólo una cuestión biológica, criar a un niño es algo tan emocionante y poderosamente emotivo, que tras los primeros cinco minutos de vida en común, no sabes si lo querrías más si lo hubieras parido.

Foto 1: (º,,º)Lky_ en Flickr

Foto 2: Lavendamemory en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...