Todo lo que debes saber sobre comer salmón

El salmón es uno de los pescados con mayores beneficios, aunque en realidad no sepamos todo sobre él o cómo aprovecharlo. Hoy te damos algunos trucos muy interesantes.

salmon

El salmón es uno de esos pescados que aparecen casi siempre recomendados en las dietas más saludables, y en aquellas que se deberían consumir si queremos tener una salud de hierro. Pero en realidad, aunque sus presentaciones en el mercado sean muchas, no siempre sabemos sacarle todo el partido que podríamos a un alimento como éste. Es por ello, y por todos los potenciales beneficios que tiene para nuestra salud que hoy he querido traerlo a la portada de nuestro blog, porque además, si apuestas por el salmón fresco, que es del que te vamos a hablar fundamentalmente, no tienes que pagar grandes cantidades de dinero por él. Así que si eres de las que crees que puedes comer salmón más a menudo, creo que lo que te contaremos hoy te va a interesar.

El salmón fresco hay que limpiarlo cuando antes. El problema es que se trata de un pescado, que aunque sea de color rosado, pertenece a la familia de los pescados azules, cuya característica es precisamente que no suelen durar demasiado tiempo frescos, y que además, suelen dar problemas en el congelador si no se le eliminan las vísceras o se mantienen durante mucho tiempo en éste. Así que teniendo en cuenta estas indicaciones, pasemos a ver cuántas cosas puedes hacer con el salmón y de las que pocos te habían hablado antes.

Salmón fresco

El salmón fresco es el mejor que podemos comprar. Aunque las opciones de ahumados que se encuentran en muchos supermercados y que se consumen prácticamente crudos son una verdadera exquisitez, el precio al que se venden de manera general las hace ser prácticamente un lujo. Sin embargo, el precio del salmón por piezas, o por kilo, no resulta tan caro, y puede por lo tanto, aparecer en la dieta semanal sin que ello suponga que se nos va del presupuesto familiar. Particularmente, si eres de las que te gusta comprar con antelación para toda la semana, o incluso para más tiempo, te recomiendo que en la pescadería compres el salmón por piezas y les pidas que sean ellos quiénes te lo limpien. De ese modo, al llegar a casa, podrás guardarlo en el congelador mientras dejas solo aquello que vayas a comer ese mismo día.

El salmón debe consumirse cuando está fresco cuanto antes. De hecho, no es recomendable dejarlo más de dos días en la nevera. Además, en caso del salmón congelado, tampoco se recomienda que vaya a estar más de tres meses en el congelador. No es que se estropee, porque el frío actúa igual que con el resto de alimentos, sino que la particular grasa que tiene de pescado azul se pone rancia, y se nota luego en el sabor de los platos.

Ideas sobre cómo comer salmón

  1. Salmón a la plancha: a la plancha o a la parrilla y vuelta y vuelta es como más habitualmente comemos el salmón. A mi la verdad es que me encanta la preparación clásica y con unas gotas de limón y patatas al vapor está delicioso y es una combinación realmente sana.
  2. Salmón guisado: tampoco es la fórmula que siempre vemos en los restaurantes, pero desde luego, es una de las más atractivas de cara a ofrecer un salmón distinto en las comidas familiares. Si se acompaña además de guisantes o coles de Bruselas, tendremos un plato lleno de nutrientes y muy completo.
  3. Salmón al horno: aunque no es la forma más habitual de preparar el salmón, este pescado admite esas recetas clásicas de otros que si nos metemos en el electrodoméstico acompañados de patatas, verduras y alguna salsa ligera. Todo es cuestión de probar con esa receta que te gusta tanto y cambiar el pescado de «horno habitual» por un salmón.
  4. Salmón en ensalada: las ensaladas las hacemos de casi cualquier cosa, pero últimamente están de moda las que nos llevamos a la oficina, o nos comemos como cena ligera. Y si a éstas les añadimos pollo en dados para complementar las verduras, ¿por qué no podemos sustituir a éste por un poco de pescado rosado con tantas propiedades? En este caso lo mejor es cortarlo en daditos pequeños.
  5. Salmón en tártar: se trata de consumir el salmón prácticamente crudo. Puede adobarse con un poco de sal y limón, pero si el pescado está fresco, precisamente la grasa que lo recubre lo hace uno de los preferidos para comerlo con estas recetas que son perfectas para los que aman el sabor del pescado de verdad.

Imagen: Camilo Rueda López

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...