Todo lo que necesitas saber para entender tu alergia de primavera

Toda la información sobre las causas y los síntomas de la alergia de primavera

Alergia de primavera

Las alergias en primavera son una de las principales preocupaciones de quienes las sufren cuando llega esta estación. Aunque los antihistamínicos son muy efectivos para aliviar los síntomas propios de las alergias, no hay duda de que en primavera aumenta de forma notable la sintomatología.

Ángel Moral, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), explica lo siguiente: “El aumento de las temperaturas, de los niveles de CO2 y la sequía están cambiando la expresión de las reacciones alérgicas, algo que hemos comprobado respecto al comportamiento de pólenes sensibles a los cambios meteorológicos, cuyas plantas de origen han alargado su polinización y a niveles más elevados; esto ha originado un incremento de la reactivación de los síntomas de los pacientes alérgicos. Como el periodo de polinización se alarga, el tiempo de exposición también aumenta”.

Causas y síntomas de la alergia de primavera

El polen de algunas plantas es el principal agente que causa la alergia en primavera. Fue precisamente el polen uno de los primeros alérgenos en ser descubierto. La alergia es una reacción exagerada del organismo ante un alérgeno, una sustancia que percibe como nociva, pero que en realidad no lo es. El contacto pone en marcha una respuesta inmunológica que se manifiesta en distintos órganos.

La alergia al polen tiene un carácter estacional muy marcado, y el cuadro puede ser de carácter leve y provocar únicamente molestias nasales, o grave si afecta al sistema respiratorio y ocular. Los síntomas más comunes son: congestión nasal, estornudos, lagrimeo, tos seca y dificultad respiratoria.

Es fundamental saber diferenciar entre los síntomas propios de un resfriado común con los de la alergia primaveral. En el caso de la alergia, el organismo responde a los estímulos generando lo que se conoce como rinitis alérgica, una inflamación de la mucosa de la vía aérea respiratoria, provocando picazón de nariz, estornudos y congestión nasal.

Una de las diferencias más relevantes de una persona que sufre un resfriado y la que padece una alergia primaveral es que la segunda manifiesta los síntomas durante toda la estación, mientras que si se trata de un resfriado apenas duran unos pocos días, hasta que el virus desaparece del cuerpo.

¿Cómo prevenir la alergia primaveral?

Aunque no hay ninguna medida 100% infalible para evitar la alergia primaveral, sí hay algunos trucos muy sencillos y efectivos que conviene llevar a la práctica.

A la hora de viajar en coche, tanto por vías urbanas como interurbanas, es aconsejable mantener las ventanillas cerradas y utilizar un filtro antipolen.

En casa, lo más aconsejable es ventilar todas las habitaciones a primera hora de la mañana durante quince o veinte minutos, y luego mantenerlas cerradas durante el resto del día.

Por supuesto, hay que evitar salir a la calle en los días de más polinización, así como cuando haya más viento. A la hora de hacer actividades deportivas, lo mejor es practicarlas en espacios cerrados.

Los mejores remedios caseros

Aunque ningún remedio casero va a curar la alergia primaveral, sí hay varios que son estupendos para combatir los síntomas y hacer que sea más llevadero.

Los vahos con hojas de eucalipto abren las vías respiratorias y favorecen la expulsión de la mucosa. Es tan sencillo como añadir diez hojas de eucalipto a un litro de agua hirviendo y dejar reposar durante tres minutos antes de empezar a inhalar. Es importante cubrirse con una toalla, y luego respirar profundamente durante unos minutos.

Tomar dos cucharas de vinagre de manzana disueltas en agua tres veces al día para respirar mejor y reducir el dolor de garganta. Además, hay algunas infusiones con efecto antihistamínico y antiinflamatoria, como la de menta, té verde, eucalipto y regaliz. Convine añadir miel para calmar la irritación de garganta y fortalecer las defensas.

Por supuesto, es esencial tener la casa limpia para que esté libre de hongos y polen. La aspiradora es conveniente pasarla un par de veces por semana, y hay que limpiar el polvo tres o cuatro veces.

Y, por último, es importante tomar cinco raciones diarias de frutas y verduras, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Los cítricos son excelentes para combatir la alergia primaveral gracias a su alto contenido en antioxidantes y vitamina C.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...