7 consejos para aliviar la acidez durante el embarazo

Descubre los mejores consejos prácticos para aliviar los síntomas de la acidez en el embarazo

Acidez durante el embarazo

Son muchas las mujeres que sufren acidez durante el embarazo, así que queremos explicar una serie de consejos para aliviarla. Se define como tal a la sensación de ardor en la garganta o en el pecho, la cual tiene lugar cuando el ácido del estómago refluye al esófago. Según diversos estudios, más del 50% de las mujeres embarazadas sufren ardores, sobre todo en los dos últimos trimestres.

Aunque los síntomas pueden aparecer a partir del tercer mes de gestación, la incidencia aumenta en el tercer trimestre por una razón muy lógica: el útero ejerce mayor presión sobre el estómago. Se debe en gran medida a que la progesterona, una hormona sexual femenina cuyos niveles se disparan durante el embarazo, relaja el músculo del esfínter esofágico inferior, ralentizando el vaciado del estómago.

Es importante destacar que se trata de un cuadro reversible, ya que una vez nace el bebé los síntomas se resuelven. Existe la creencia de que la acidez durante el embarazo está directamente relacionada con la cantidad de pelo que el bebé tendrá al nacer. Sin embargo, se trata de un falso mito que no tiene ningún tipo de evidencia científica, tal y como explican los expertos.

¿Cómo aliviar la acidez durante el embarazo?

Los especialistas recomiendan que, para aliviar y prevenir en la medida de lo posible los síntomas de la acidez durante la gestación, se deben realizar una serie de cambios en el estilo de vida. Poniendo en práctica los siguientes consejos es posible mejorar de forma notable la calidad de vida hasta el nacimiento del bebé.

Uno de los principales síntomas del embarazo es el cansancio, sobre todo en el tercer trimestre. Son muchas las mujeres embarazadas a las que les gusta echarse una pequeña siesta después de comer para descansar. Sin embargo, para evitar la acidez, es mejorar esperar al menos dos horas, ya que estar tumbado o recostado favorece el reflujo gastroesofágico.

A la hora de dormir, lo mejor es elevar el cabecero de la cama entre 10 y 15 centímetros. En la actualidad, se pueden encontrar en el mercado una gran selección de somieres articulados que funcionan a las mil maravillas. Elevando el cabecero de la cama se consigue mantener el contenido gástrico en el estómago por efecto de la gravedad. No es recomendable utilizar almohadas para elevar la cabeza porque provoca la flexión del tronco y un incremento de la presión intraabdominal.

Uno de los mejores consejos que dan los especialistas es el de comer poco y a menudo. Durante el embarazo, las comidas no deben ser copiosas, sino de poca cantidad. Lo ideal es hacer cinco o seis comidas al día con un adecuado aporte nutricional para cuidar la salud de la madre y el bebé.

Hay determinados alimentos que aumentan la acidez y que, por lo tanto, es mejor evitar. Es el caso de la naranja, el limón, el pomelo, la mandarina y la naranja. También hay determinados condimentos que pueden empeorar los síntomas de la acidez en mujeres embarazadas, como el vinagre, la pimienta y todo tipo de picantes.

A esto hay que sumar que hay algunos alimentos que retrasan el vaciado gástrico y que, por lo tanto, aumentan la probabilidad de sufrir acidez. Algunos ejemplos son el café, el té, el chocolate y las bebidas carbonatadas, sobre todo las bebidas de cola.

Por su parte, expertos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), hacen una serie de recomendaciones para que la alimentación de las mujeres embarazadas sea la adecuada. Lo primero y más importante es reducir el consumo de alimentos calóricos, y apostar por las frutas, hortalizas, lácteos, verduras y legumbres. El hecho de que hay que comer por dos es un falso mito. Hay que aumentar la ingesta de líquidos y apostar por los alimentos con un alto contenido en ácido fólico, como las verduras de hoja verde y las legumbres.

En algunos casos, el médico puede considerar el tratamiento farmacológico contra la acidez con antiácidos. Estos se consideran seguros, siempre bajo prescripción médica, si se toman en las dosis adecuadas y de manera continuada. Ahora bien, pueden causar hipo e incremento de los reflejos tendinosos en los neonatos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...