Cómo evitar gritar a los hijos

Gritar a los hijos cuando nuestra paciencia a llegado a su límite se puede convertir en una costumbre. Pero gritar a los hijos no es la solución.

Evita gritar a tus hijos

Este año me he fijado un objetivo: dejar de gritar a mi hija cuando mi paciencia ha llegado a su límite o cuándo no soy capaz de controlarme y la única salida que me queda es gritar. Gritar a un hijo es perder la paciencia, porque los niños son niños y nos necesitan para aprender. Soy muy consciente que gritando no se enseña, si no que el grito es la única salida que me queda cuando me enfado. Es evidente que la única responsable de mis gritos soy yo, porque mi hija a veces tarda en hacer las cosas, a veces se mancha y muchas veces hay que repetirle las cosas hasta la saciedad. Pero gritar en esas situaciones no es la solución y no me gusta gritar porque luego me siento fatal, pero a veces es muy difícil evitarlo.

Y mira por donde, ya que me había fijado estas vacaciones el objetivo de dejar de gritar, me he encontrado un artículo que habla sobre un web muy interesante que trata sobre este tema. Y es que, está claro de que no soy la única mamá que se encuentra ante este tipo de situaciones en la vida cotidiana. Se trata de la web ‘The orange rhino challenge‘ (‘el desafío del rinoceronte naranja’). Se trata de una web creada por una madre de cuatro hijos que se propuso no gritarles durante 365 días, es decir, durante todo un año.

En esa web podemos encontrar muchos consejos para lidiar con nuestra propia paciencia como madres, consejos que nos pueden servir para evitar que las situaciones que nos plantean nuestros hijos diariamente acaben en gritos. El lema de esta madre para dejar de gritar fue: ‘gritar menos, amar más‘. Yo sé que amo a mi hija por encima de todo, por eso me preocupa que a veces pueda gritarla y que ella se sienta herida por esos gritos que no son más que la pérdida de mi paciencia.

Uno de los primeros consejos que nos da esta mamá es que nos debemos plantear dejar de gritar, es decir, que el cambio ha de salir de nosotras. Para que tenga más efecto debemos compartir esta decisión con amigas y familiares, incluso con nuestros hijos. De esta manera, tendremos más presión para cumplir con el objetivo. Según ella puede ayudar mucho el crear un espacio donde podamos encontrar apoyo de amigos o familiares a quien enviar un mensaje en ese momento crítico, antes de perder el control y empezar a gritar.

Por otro lado, nos aconseja que nos fijemos un objetivo, ella se fijó un año, pero no tiene porqué ser tanto, eso depende de cada mujer, pero se puede empezar por una semana, un mes, unas horas determinadas, etc. Otro consejo interesante, es que si sientes la necesidad de gritar, al menos al principio, lo hagas dentro del armario, en un jarrón, dentro de un zapato o donde sea menos delante de nuestro hijo, de esa manera podemos ir practicando poco a poco para acabar con la costumbre de gritar cuando nuestra paciencia está en su punto límite.

También nos aconseja que evitemos aquellas situaciones que sabemos que nos producen estrés y que suelen acabar en gritos. Por ejemplo, si sabemos que por la mañana el niño tarda mucho en desayunar, vestirse y arreglarse para ir al acole, intentemos hacerle levantar más pronto para que tenga el tiempo necesario para hacer sus cosas sin que acaben con nuestra paciencia. Como veis esta mamá encontró el camino para dejar de gritar a sus hijos cuando éstos hacían cosas que hacen los niños y que a los adultos pueden hacer que nos pongan al límite. ¿Qué consejos añadiríais para evitar gritar a vuestros hijos?

Fuente | elpais.com

Foto | Chris_Parfitt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...