La confianza, ¿cómo conseguirla en los niños?

A veces cuesta que los niños confíen en sus propios padres. Por ello os damos algunas pautas para ayudaros a conseguir tener esa confianza y que los pequeños expliquen lo que les pasa, pero sin agobiarlos.

Las mujeres tenemos un papel importante en la vida de nuestros hijos, en realidad tanto padres como madres lo tenemos, pero bien es cierto que mamá, por su forma de ser, puede conseguir que los hijos confíen mucho en ella, aunque para ello es importante que nos ganemos su confianza. Hay varios aspectos que debemos cuidar en las relaciones con los hijos para ganarnos esa confianza y que nos abran su corazón, pero sobre todo, es importante saber también qué hacer para no perder esa confianza una vez la hallamos obtenido.

Pasar buenos ratos con ellos ayuda a conseguir su confianza.

En primer lugar hay que tener en cuenta que para que un niño te abra su corazón y te ganes su confianza, debes tener tiempo con él. La dedicación, los juegos y los ratos a solas con tu hijo son esenciales para que descubra la mujer que hay en ti. Es importante que para que haya confianza tu hijo conozca aspectos tuyos, aunque evidentemente, no necesita conocer todos los detalles, pero si es cierto que compartir por ejemplo colores favoritos, películas, músicas, comidas favoritas, explicar anécdotas, etc. Pero tan importante es lo que tú le cuentes, como lo que te cuente él. Es decir, la información compartida debe ir en dos direcciones.

Para evitar que tu hijo pierda su confianza en ti, no debes explicar a los amigos, familiares, o demás personas, lo que te haya explicado que sea personal, es decir, un primer beso, una confidencia de algún amigo o cualquier detalle que te haya explicado de forma confidencial. Tu hijo debe darse cuenta que cualquier cosa que le cuente a mamá importante en su vida, no saldrá de ahí. Ganarse la confianza es algo que se hace con el tiempo, de forma que el niño sabe que todo lo que cuente a mamá personal, no se lo cuenta a nadie. Pero tan importante es escuchar, como encontrar el momento adecuado para hacerlo.

Es decir, muchas veces los niños escogen el peor momento para hablar: estas ocupada, hay un problema, estas trabajando, etc. Pero si el niño ha elegido ese momento para hablar, escúchale, deja lo que sea si es posible en ese momento y dedícale el tiempo para hablar y que te explique lo que le pasa. Además, ten cuidado con tus reacciones, puede que lo que te explique en ese  mismo  momento te escandalice o te preocupes, pero debes mantener la atención y demostrarle que pase lo que pase, le quieres y puede contar contigo. Pero sobre todo, nunca le presiones. Si te das cuenta de que algo le preocupa pero no te lo quiere contar, dale tiempo, él escogerá el mejor momento para hablar contigo. ¿Que otros consejos nos darías para ganarte la confianza de tus hijos?

Foto | Emery Co Photo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...