Las británicas de 13 años pueden usar anticonceptivos sin consentimiento paterno

Mientras que en España se debate aumentar la edad de trece años por considerar que las niñas a esa edad no son lo suficientemente maduras, en Reino Unido las niñas de 13 años reciben implantes anticonceptivos sin necesidad de permiso de los padres.

Madres adolescentes

Cuando en España todavía estamos intentando comprender qué ha podido pasar en el caso de la niña de ‘El Salobral‘  y el debate abierto en nuestra sociedad sobre la edad de consentimiento sexual, nos llega la noticia de que en Gran Bretaña las niñas de 13 años pueden utilizar anticonceptivos sin necesidad de pedir permiso a los padres. La noticia viene de la mano de la edición digital de ‘El País‘ donde nos explican cómo veinte niñas de 13 años han recibido implantes contraconceptivos en ese país. El debate se abre no por el hecho de utilizarlos, sino porque se hace sin el consentimiento de los padres y han sido implantados en las horas de recreo de las niñas.

Como madre considero que el debate generado es justificado, porque si en España se está valorando aumentar la edad de consentimiento sexual, que ahora mismo está en trece años y se está considerando que a esa edad las niñas aún no están lo suficientemente maduras para afrontar este tipo de temas, cómo es posible que en otros países se les pongan anticonceptivos sin ni siquiera avisar a los padres. Es curioso que a los padres se les exija cualquier responsabilidad de cualquier cosa que hagan sus hijos hasta que tengan la edad de los dieciocho años, haciéndose cargo de cualquier imprudencia que puedan cometer los niños, pero a la hora de decidir temas tan importantes, los padres ni siquiera tengan voz ni voto. Y luego nos quejaremos de que los niños crecen rápido.

Suerte que no vivo en Gran Bretaña, ya que no estoy muy de acuerdo con que las niñas no deban, al menos, consultar con sus padres el utilizar este tipo de medida anticonceptiva, ya que no solo cuenta el hecho de que a los trece años aún se es muy joven para tener relaciones sexuales, sino porque los anticonceptivos solo las protegen de quedarse embarazadas. La educación sexual, a mi parecer, es mucho más que quedarse embarazada. No por correr mucho se llega mas lejos y es bien cierto que esa es parte de la educación que nos toca a los padres y centros educativos: preparar a los niños para que sepan decidir cuándo y cómo quieren tener su primera relación sexual, pero sabiendo todos los pros y los contras y sin necesidad de correr más de lo necesario.

Pero en Inglaterra parece que vayan a otro ritmo, ya que en el caso de estas niñas han sido un total de 22 las que han recibido un implante contraconceptivo en el colegio, sin saberlo los padres. Parece ser que en ese país tienen un número muy elevado de jóvenes que se quedan embarazadas muy pronto y la solución que han buscado es la de tratar a las niñas para que esto no ocurra. El caso es que en Gran Bretaña consideran, a raíz de una sentencia del año 1985, que los niños a los trece años tienen la ‘madurez suficiente’ para tomar sus propias decisiones. ¿Qué opinas de que a los trece años las niñas puedan tomar anticonceptivos sin que lo sepan los padres? ¿Crees que es la mejor solución? ¿Tienen las niñas la madurez suficiente a los trece años para tomar sus propias decisiones en cuanto al tema de las relaciones sexuales?

Foto | Polina Sergeeva en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...