Si no hay acuerdo, será un funcionario quién decida el orden de los apellidos del recién nacido

Ni el orden alfabético, ni el azar. Si madre y padre no se ponen de acuerdo en tres días sobre orden de los apellidos que quieren poner a su hijo recién nacido, será un funcionario del Registro Civil el que decidirá por su cuenta si es el de la mujer o el del hombre el que irá primero. De esta forma, la propuesta del Gobierno presentada hace unos meses para la aprobación del nuevo proyecto de ley del Registro Civil se ha visto modificada por unanimidad en la Comisión de Justicia del Congreso. Por lo que parece, el criterio del orden alfabético que pretendía obedecer a razones de igualdad, según el PSOE, no ha gustado a todos los grupos parlamentarios, como CiU, que considera que la regla alfabética «no tiene ningún sentido si hay una discrepancia sobre el orden». En cambio, la nueva propuesta aprobada ayer sin votos en contra, considera más adecuado que sea un funcionario responsable del Registro Civil quién decida libremente el orden de los apellidos del recién nacido en caso de desacuerdo entre los padres. Sin ningún criterio objetivo que aplicar más allá del suyo propio.

añflsdjfi


En efecto, el texto aprobado ayer contempla que cuando no se hayan hecho constar los apellidos en la solicitud de inscripción, o en caso de desacuerdo entre los padres, el Registro Civil emplazará a los progenitores o responsables legales del menor para que comuniquen el orden de los apellidos en el plazo de tres días. Si no lo hacen, el encargado del órgano registral decidirá el orden de los apellidos atendiendo al «interés superior del menor». Es decir, que será un concepto jurídico tan indeterminado como éste, el que operará para tomar la decisión. En resumen, que el funcionario de turno decidirá si quiere tomar la decisión por sorteo (cómo sugería ERC, quién defendía un criterio de azar para dirimir la cuestión), si quiere primar a los hombres, como ha ocurrido hasta el momento, o, en cambio, prefiere dar prevalencia al apellido de la mujer.

De esta forma se pone fin a una polémica (al menos, dentro del Congreso) originada con la decisión del PSOE de aplicar el criterio del orden alfabético, cuando decidió presentar el nuevo proyecto de ley del Registro Civil para avanzar en la igualdad de género, además de modificar muchos otros preceptos para adaptarlos al estado tecnológico actual. De hecho, la reforma legal del año ’99 ya permitía decidir el orden de los apellidos (aunque la tradición ha seguido operando desde entonces) pero en caso de duda, el apellido masculino siempre se consideraba prioritario. Además de la dificultades burocráticas que conllevaba poner el apellido de la madre en primer lugar. Pues bien, ahora no será el criterio masculino o tradicional el que imperará en caso de duda, sino el del funcionario encargado del Registro Civil en cada momento. Un cambio que ha logrado reunir el consenso parlamentario por unanimidad, pero que no parece que llegue a obtener la misma aceptación a pie de calle.

Foto: Gato Azul en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...