Regalos para mujer

Hay quién dice que cuando uno encuentra a la mujer de sus sueños ve su vida en perspectiva y todo parece que encaje. Como un sinfín de caminos opuestos que se van sucediendo constantemente, donde cada detalle juega un papel propio para que en un solo instante todo cobre sentido. Al menos, algunos lo ven así durante los primeros meses de relación (o semanas, o años, hay de todo). En esos momentos, regalar pequeños detalles o grandes sorpresas a una mujer especial es algo que apetece profundamente. Aunque solo sea para verla sonreir, para reglarle una ilusión, para ayudarle a hacer realidad un pequeño deseo…

fsafaefa

También hay quien dice que los cumpleaños, la navidad y el San Valentín son patrañas comerciales, tesoros del marketing y de la sociedad de consumo, pamemas, escusas para gastar, dolores de cabeza. Hay millones de nombres para el esfuerzo que hay que hacer para encontrar algo especial que no repita los mil y un regalos que ya recibió esa persona antes de que llegara nuestro regalo. Sí, hay que ser generoso y abrir la cartera. Pero en realidad, existen pocas personas (y pocas mujeres) que no estén contentas con un regalo ofrecido con ilusión, buena intención y amor. Sea cuál sea la ocasión. Y si además de la intención, el regalo es el acertado, el efecto se multiplica. Ya sabemos que cada persona es un mundo, así que, aprovechando que San Valentín está a la vuelta de la esquina, aquí vamos a daros unas cuantas ideas para que el regalo que queráis hacer a esa mujer especial le sorprenda gratamente, teniendo en cuenta los gustos y la personalidad de esa mujer (y de vuestro presupuesto, claro). Porqué todas nos merecemos una recompensa de vez en cuando.

Una escapada o viaje: la última tendencia

Regalar un fin de semana de relax en un spa, una sesión de masajes, unas entradas para el teatro o un paseo a caballo son opciones muy originales que se están poniendo cada vez más de moda. Tienen el inconveniente que, en la mayoría de los casos, la persona que recibe el regalo tendrá que ir acompañada por alguien, de forma que el precio se multiplicará por dos. Pero esto conlleva la ventaja que no se tratará de nada material, sino de una experiencia a compartir con la persona que hace el regalo, lo que hace mucho más rico y especial al detalle en si. Pueden ser billetes de avión, viajes organizados, escapadas para un par de días a una casa rural, vales para practicar deportes de aventura… Existen muchas alternativas, que puede organizar uno mismo personalizándolo todo al máximo, o optar por comprar una caja de regalo ya preparada (del precio que más se ajuste a las necesidades y al presupuesto de cada uno) para tenerlo todo organizado des de buen principio y que sea la mujer quién escoja el que más ilusión le haga y en la fecha que mejor le vaya. Cada vez más gente opta por ellos, son una opción fantástica.

La gracia para conseguir sorprender a alguien regalándole una joya es que vaya de acorde con su propio estilo

Una joya: nunca falla

Las joyas son un regalo clásico, sí, pero nunca pasarán de moda. Aunque el anillo es una de sus manifestaciones más románticas (sin necesidad de ser de compromiso) no hace falta regalar esta pieza para quedar bien si se quieren evitar malentendidos cuando la relación todavía es joven. Unos pendientes, un collar o una pulsera atrevida para las más jóvenes pueden ser regalos que encajen con todo tipo de mujeres. Lo más importante es encontrar una pieza que vaya de acorde con el estilo de esa persona. Para lograr esto, va bien hechar un vistazo primero a las joyas que más se ponga esa persona para ver qué material es el que utiliza más: oro, plata, piedras, cuerdas de colores con pequeños detalles, piezas grandes, pequeñas, discretas, atrevidas… Hay mil opciones de todos los precios.

Un libro: barato y profundo (si se sabe escoger)

Otra buena idea de presupuesto más reducido son los libros. Aquí os damos unos cuantos títulos que pueden triunfar para regalar en pareja. Leer no es una afición que comparta todo el mundo, pero si esa mujer es amiga del papel escrito se alegrará mucho de recibir otra historia para pasar sus momentos de ocio. No sé muy bien porqué, pero quitando algunos días señalados, los libros no son un regalo muy recurrente para regalar a adultos, así que recibir uno probablemente le sorprenderá. Con las novelas encabezando el ranking de género más leído por el público femenino, una buena idea para diferenciarse de los demás es regalarle una historia romántica que se parezca en algún sentido a la de la propia pareja. Sino, para personalizar el regalo, también se le pueden señalar páginas o párrafos concretos con pequeños mensajes escritos en lápiz, o subrayar determinadas frases para que cuando ella las lea se encuentre bonitas sorpresas por el camino. Eso implicaría el esfuerzo de leer primero el libro, pero haciéndolo con vista de pájaro (o a través de los títulos de los capítulos) se puede lograr un efecto parecido.

Flores: un clásico que no debería pasar de moda

Regalar flores parece que esté pasando de moda. Es cierto que habrá alguna mujer, sobretodo si es joven, que puede que se sonroje si recibe un ramo de flores de su pareja en público o en la calle. Incluso puede que no le guste. Pero la mayoría de ellas se sentirán muy especiales si su pareja se toma la molestia de pasar por encima de los prejuicios de la modernidad juvenil y se atreve a darle este detalle tan romántico y insustituible. Para los más maduros, el detalle tendrá aun más éxito ya que probablemente esa mujer no habrá recibido un ramo de flores desde hace mucho tiempo. No deberíamos relegar las flores al cortejo, los ramos son un detalle precioso para ir repitiendo de vez en cuando. Y si queréis más originalidad, podéis comprar sólo un ejemplar muy exótico de su color favorito, o regalarle una planta entera con su maceta y su tierra, o esconder el número de flores correspondientes a los meses o años que lleváis juntos, con una pista en cada una de las flores para poder llegar a la siguiente, y que al final se encuentre una tarjetita con un mensaje bien romántico.

Para acertar con una pieza de ropa hay que conocer muy bien el estilo de la mujer

Un perfume: caro, pero permanente en el tiempo

Para aquellas mujeres que se perfuman a menudo, regalar un frasco de su esencia favorita les hará muy feliz . Primero, porqué es un regalo caro que se podrá ahorrar ella misma, y segundo, y más importante, porqué cada vez que cualquiera de los dos huela esa fragancia, múltiples recuerdos (como el día del regalo) os vendrán a la mente, por mucho tiempo que pase. Y eso es algo muy especial.

Ropa: una apuesta arriesgada

Sabemos que estrenar ropa es algo que pocas mujeres no les gusta hacer. En este sentido, recibir una pieza de ropa bonita y que quede bien puede ser un regalo que haga realmente feliz a una mujer. Pero comprar una prenda de ropa es algo arriesgado. En primer lugar, porqué el estilo de cada uno es algo muy personal, y en segundo lugar, porqué hay que encertar la talla, lo que no es siempre facil. Un consejo es apostar por una camisa o vestido y rechazar, en primera instancia, al pantalón, que siempre es más dificil que quede bien. Otra opción es comprarle complementos: cinturones, pañuelos, guantes… Acertar en ese campo será más fácil y la mujer podrá aprovechar el regalo para hacer combinaciones muy variadas a lo largo del tiempo.

Foto 1: Dennis Wong en Flickr

Foto 2: InExtremiss en Flickr

Foto 3: Frisco Ques en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...