Reino Unido retira dos campañas de L’Oréal por exceso de retoques

El grupo de Facebook Chicas de 16 años que hacen anuncios para cremas antiedad cuenta en su haber con más de 8.500 adeptos, una cifra que nos hace pensar en hasta qué punto la población considera que la publicidad está alejada no sólo de la realidad, sino también de la naturaleza de los productos que vende. Pero en los últimos tiempos otros factores se han sumado a esta percepción de distancia entre realidad y ficción. Y es que, hasta hace unos años, lo más habitual para insinuar que la belleza del protagonista (o la protagonista) de un anuncio estaba ‘adulterada’ era referirse a factores como el maquillaje o las bondades de una buena iluminación y cámara fotográfica. Ahora a todo ello se ha sumado la magia del retoque digital, mucho más poderoso y, por tanto, gran suscitador de dudas.

Imágenes tan reales como la cera

Hasta cierto punto, los efectos del Photoshop no pasan de lo gracioso e inofensivo en cuestiones como los carteles electorales, pero se vuelven mucho más peligrosos cuando el producto promocionado está relacionado con la belleza. Y como nadie le ha hecho ascos a esta maravilla de la informática, algún día tenía que abrirse la caja de pandora. Así ha sucedido en uno de los países más exigentes en lo que a temas de comunicación se refiere: Reino Unido.

Según redacta Maruxa Ruiz del Árbol en un reportaje publicado en El País, la Autoridad de Estándares en la Publicidad ha retirado dos campañas de L’Oréal de las calles británicas por considerar que incumplían el código de conducta. Dicho organismo establece que el retoque «es una cuestión de grado» y que las campañas podrán ser prohibidas de considerarse «engañosas, dañinas u ofensivas«.

El primero de los anuncios retirados pertenecía a la marca Maybelline (propiedad de L’Oréal). En él aparecía la modelo Christy Turlington anunciando un corrector de imperfecciones. Para ello la mitad de su rostro lucía maquillada (y, según parece, retocada) y la otra mitad arrugada. En el segundo, protagonizado por Julia Roberts, la novia de América promocionaba un producto de Lancôme (también de la firma francesa) con un aspecto, dicen, excesivamente mejorado. L’Oréal ha tenido que retirar estas campañas por no poder demostrar hasta qué punto las imágenes habían sido retocadas.

Según la parlamentaria liberal demócrata escocesa Jo Winson, las imágenes de muchos anuncios «no son representativas de los efectos que consigue el producto». Así lo explicó en declaraciones para la BBC, en las que también destacó que en Reino Unido una de cada cuatro personas admite estar deprimida por su aspecto físico. Evidentemente, «las visiones imposibles de la perfección» hacen flaco favor a todas esta gente.

Aunque ya se sabe que los políticos adoran hacerse suyos los discursos éticos, a Wilson razón no le falta. Sin embargo, dos anuncios de un solo país son una ínfima parte de todos los que llenan nuestras ciudades utilizando imágenes distorsionadas para vender humo. ¿Sentará precedentes el caso británico? ¿O quedará en agua de borrajas? Por el momento, parece más probable lo segundo.

Foto: Julia Roberts Wax Sculpture por Yortw en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...