Relojes unisex: la solución del siglo XXI

Poder regalar un reloj o una prenda de ropa que encaje tanto en el estilo de un hombre como en el de una mujer es algo bastante fácil hoy en día gracias a los productos unisex, que se están comercializando cada vez más en el mercado. Pero no todo vale en el intento de neutralizar los códigos estéticos. Demasiado a menudo, que la moda masculina haga suyos los códigos de la femenina conlleva un resultado que suele ser de dudoso gusto. Sólo hace falta ver ciertos pantalones cortos o bolsos bandolera luciéndose en cuerpos masculinos. Por muy fibroso que esté el hombre, no todo lo que favorece a una mujer le queda bien a él.

fasdfaefaefad

Por otro lado, si la apropiación de códigos se da a la inversa, el resultado suele funcionar bastante más, pero tampoco es algo totalmente recomendable en el 100% de los casos. Precisamente por esta dificultad de encontrar el término medio merecen tantos elogios los diseños bien conseguidos, esos que realmente no tienen ningún raso que los haga característicos para un género u otro y sin embargo, encajan a la perfección tanto en hombres como en mujeres. En ese sentido hay que hablar de los unisex watches de Feldo, la firma especializada en relojería y joyería de lujo que combina de la mejor forma posible un diseño innovador y polivalente con una maquinaria interna simplemente perfecta.

En el mundo de los relojes de lujo, los códigos de la moda masculina o femenina suelen hacerse bastante visibles en los diseños, pero el sector de mercado que apuesta por esas piezas que quedan bien tanto en hombre como en mujer está creciendo cada vez más y la demanda se eleva proporcionalmente a la oferta. En realidad, y en pleno siglo XXI, no debería concebirse la posibilidad de dejar de comprar cualquier producto que nos guste por el simple hecho de estar clasificado con la etiqueta «para hombre» o «para mujer». Sobre todo, porque sin tantas clasificaciones el hecho de comprar y vender se convierte en algo mucho más simple para todos. Y todavía más si tenemos en cuenta la posibilidad de regalar algo que puede ser compartido por una pareja. ¿Por qué no llevar el reloj de tu marido? ¿O el de tu mujer? Los relojes unisex son la respuesta.

La firma de lujo Feldo proporciona relojes unisex de distintas medidas, colores y materiales. Puedes escoger entre relojes digitales o analógicos, con calendarios, con función de cronómetro, etcétera. La firma se ha dedicado a investigar qué rasgos son los que mujeres y hombres tienen en común cuando eligen un reloj y han incluido esas preferencias en sus relojes unisex para satisfacerlos a ambos. Si a las mujeres no les gustan los relojes excesivamente femeninos o demasiado «cursis», o si los hombres no quieren llevar piezas incómodamente corpulentas, la variedad de modelos de Feldo ofrece un abanico de posibilidades muy amplio para que encuentren lo que están buscando. Desde piezas puramente futuristas y de vanguardia que te distinguirán de los demás hasta propuestas mucho más discretas, sin abandonar en ningún caso la elegancia característica de esta firma.

fasfafae

Como buenos fabricantes, en Feldo sólo venden sus relojes unisex junto a su correspondiente caja, con papeles, garantía y número de serie. Todos los relojes unisex están garantizados como productos nuevos a menos que estén claramente marcados como piezas de «segunda mano» o «restaurados». El departamento de reparación de Feldo está situado en Suiza y su almacén en España. De todas formas, pueden enviar el pedido en cualquier lugar del mundo.  Los relojes pueden comprarse directamente online en la tienda de Feldo o si estáis localizados fuera de Europa, podéis comprar los relojes en cualquiera de sus distribuidores.

Sin embargo, llegar hasta este punto en que el mercado ofrece múltiples productos unisex sin demasiada dificultad no ha sido tan fácil. Más bien ha implicado abolir la función decorativa a la que parecían condenar a las mujeres algunos modistos del siglo XIX con pomposos y recargados diseños. Después que Chanel dotara al siglo XX de una silueta femenina moderna y permitiera de una vez por todas que ellas también pudieran arremangarse o conducir sin precisar de las atenciones de una doncella, fue Yves Saint Laurent quien dio el gran paso en el mundo de la alta costura al permitir que fuese ella quien llevara los pantalones. En 1967 el diseñador convirtió el smoking en una prenda más del guardarropa de las mujeres. Y eso se convirtió en toda una revolución.

Sólo tres años después, el controvertido diseñador Rudi Genreich difuminó las fronteras entre géneros rapando las cabezas a todos sus modelos, hombres y mujeres, para presentar el monoquini, un bañador que sólo constaba de parte inferior, dejando los pechos al descubierto como emblema de la revolución sexual de los años 60. Treinta años después, con la generalización de los productos unisex debemos tener muy en cuenta que éste fenómeno no constituye únicamente un recurso formal más, sino que debería interpretarse como una nueva metamorfosis de los valores.

En este sentido, se podría hacer una lectura ética subyacente a la puramente estética y entender que la proliferación de productos unisex, como los relojes unisex de Feldo es un paso más hacia la igualdad de género. Es un esfuerzo por desclasificar las cosas. Sabemos que ambos sexos son distintos y está bien que en ciertos momentos las mujeres sean femeninas y que los hombres conserven su masculinidad. Pero no todo debe estar pensado «para hombre» o «para mujer». Porque pese a ser distintos, también tenemos muchas cosas en común. Y un reloj, debería ser, y es con Feldo, algo para compartir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...