Consejos para madres emprendedoras

Desde casa se pueden hacer muchos trabajos, solo hay que encontrar uno con el que nos encontremos a gusto y al que sepamos sacarle provecho. Hay algunos consejos que se pueden seguir para emprender un trabajo desde casa, pero lo más importante es tener confianza en una misma.

Ser madre y además ser madre trabajadora o madre emprendedora no es nada fácil y aún menos con la crisis que tenemos encima y que dura más de los que podíamos esperar. Por ello, sería interesante conocer cuáles podrían ser los miedos de las mamás que deciden emprender un negocio y que concilian su vida familiar y laboral. Si se consigue superar esos miedos, es posible que consigamos el propósito que no es otro que el de tener un negocio propio, ser tu propia jefa y no depender de otros para que puedas cuidar de tus hijos cuando te necesitan.

Uno de los principales miedos a los que se enfrenta una mujer emprendedora y que a la vez es madre es no saber si deben cobrar por lo que ellas piensan que son consejos desinteresados. Para ser mujer emprendedora hay que ser capaz de valorar lo que una puede dar de sí misma y la capacidad que surge para aprovechar en lugar de competir, se puede, por ejemplo, colaborar con otras empresas que se dedican a los mismo, de esa forma, posiblemente le saquemos más provecho al nuevo negocio.

Además, uno de los principales factores de trabajar desde casa y de forma independiente es que se deben saber captar a los clientes potenciales, es decir, no todos los que valorarán tu trabajo son clientes potenciales y que al final serán cliente finales, sino que mucha gente valorará tu trabajo, otros lo criticarán, otros pasarán de él, pero lo que es verdaderamente importante es nunca enfadarse con ellos, sino saber captar la atención de aquel que parece que puede interesarle tú negocio o tus servicios y centrarse en esos posibles clientes. No vale la pena gastar energías en «clientes» que no aprecian tu trabajo y que, finalmente, no te contratarán nunca.

El mejor consejo que se puede dar para que una mujer se anime a ser madre emprendedora es que debe buscar un tipo de negocio que le apasione lo suficiente como para dedicarse a él y que se le de bien, es decir, que nos facilite la labor de contactar o conectar con posibles clientes y conseguir ofrecer un producto llamativo. Por ejemplo desde casa se pueden dar talleres, realizar vídeos con consejos de comidas, recetas, etc. Se puede escribir, contar historias para niños, canciones, dibujos o consejos para los cuales estemos preparadas gracias a la experiencia, etc. La lista de trabajos desde casa puede ser larga, dependerá de la propia mujer que se decida por uno u otro.

Foto | Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...