Felicidad es querer lo que se hace

La felicidad está en querer lo que se hace y no, en hacer lo que se quiere. Este mensaje está circulando por Internet y es apropiado para aplicarlo a la vida cotidiana.

La felicidad, de querer lo que se hace, está basada en hoy y no se pospone para mañana; el reto es vivir cada momento intensamente sin condiciones del pasado y ansiedades de futuro.

Se trata de la rutina cotidiana, de aceptarla como una contribución personal a la sociedad, comprender  que hacer las tareas, lo mejor que se pueda, redunda en el bien de la familia, la empresa, la sociedad y todo ello, es para mi beneficio personal.

Hacer las cosas lo mejor posible, requiere de un estado de concentración y de atención prolongada, a lo largo del día. Prestar atención a los pequeños detalles, observar las reacciones, que en otros, tienen nuestros actos, es la manera de convertir la vida cotidiana, en una aventura apasionante.

La rutina diaria, la puedo llenar de contenido, solo cambiando la mirada; percibir los sucesos, como señales que indican el camino a seguir; sentirnos coparticipes de la creación del universo, con nuestros pequeños actos; tomar conciencia, de que nuestro proceder cotidiano, es la semilla de lo que está por venir.

La felicidad, yo la encuentro, al llenar de sentido mi ritmo cotidiano, haciendo las tareas lo mejor que puedo, aceptando mis errores como parte del aprendizaje que la  vida comporta, los fracasos como una forma de fortalecer mi persona y los éxitos como mi aportación a la felicidad de todo el planeta.

foto. flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...