Las chanclas, ¿compatibles con el trabajo?

chanclas-compatibles-trabajo

¿Las chanclas son apropiadas para ir a trabajar? He aquí la cuestión… una de las de hoy, al menos. Y es que estaba yo esta mañana leyendo el periódico, con café en una mano y cigarro en la otra -lo sé, hay que dejarlo, pero poco a poco-, cuando me he topado con esta noticia en el periódico. De forma casi involuntaria, mis ojos han puesto su atención en mis pies y… Uyyyyyssssss no, esta vez no.

Acto seguido mi cabeza estaba llena de preguntas al respecto, porque: ¿a qué se consideran chanclas?, ¿existen las llamadas «chanclas de piscina» y «chanclas de salir»?, ¿cuáles son las reglas en cuanto a la vestimenta de nuestros pies, para ir a trabajar en esta época del año?.

El artículo en cuestión publicado en el periódico 20minutos, nos ofrece varias respuestas a las preguntas anteriormente planteadas, de mano de dos personas conocedoras de este tipo de normas:

Paloma Bermejo, que trabaja en la Escuela Internacional de Protocolo, relata que la respuesta va de la mano del tipo de trabajo, la institución o empresa en la que nos encontramos. Hay empresas en las que se instauran unas pautas a través de un manual de estilo -que una servidora sufría hasta hace un tiempo-, aunque en este caso se debe hacer primar «la lógica, el sentido común y el respeto», a la hora de elegir indumentaria.

Belén Pardo, estilista y Personal Shopper, opina de forma parecida a Paloma y, cree que la forma de vestir está muy relacionada con el tipo de trabajo que se desarrolle. Destaca además que hay empleos en los que hay que mantener una imagen porque se está de cara al cliente, como consultoras, bufetes de abogados o entidades bancarias, por lo que ahí se debe cuidar más la indumentaria.

Mi opinión personal es que todo esto depende de una serie de factores como: el tipo de trabajo (de cara, o no, al público), de las normas o códigos de la empresa en la que se desempeña el trabajo, y básicamente del «buen hacer». Y es que yo jamás iría a trabajar con mis chanclas de la piscina, pero con unas menos informales y más «de salir», pues yo no encuentro incoveniente alguno en ir enseñando nuestros dedillos de los pies al trabajo.

Imagen | flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...