¿Trabajas en el turno de noche?

Si te toca trabajar en el turno de noche, procura organizarte y llevarlo del mejor modo posible. Si quieres algunos consejos, no dejes de leer este artículo

turno de noche

Aunque existen diversas teorías que dicen que existen sujetos que están mejor por la noche, y otros que son más mañaneros, lo cierto es que en la mayor parte de los casos, aquellos que tienen que trabajar de noche, sufren más a menudo dolencias psíquicas que aquellas personas que trabajan durante el día. Hoy queremos hablarte a ti, que soportas este turno, y darte algunos consejos para llevarlo lo mejor posible.

Nuestro organismo está preparado para trabajar durante el día y descansar por la noche, por eso de noche nos cuesta trabajo mantenernos despiertas y mantener las mismas aptitudes físicas y mentales que durante el día. Cuando trabajamos de noche, nuestro cuerpo realiza un esfuerzo extra y a la larga, como decía mi abuela: «El cuerpo la hace, el cuerpo la paga», estos esfuerzos degeneran en pérdida de salud como : aumento del colesterol, problemas de tensión e incluso problemas de corazón.

Las personas rendimos más en nuestro trabajo desde las ocho de la mañana a las seis de la tarde, fuera de este horario según los expertos es más fácil cometer errores y en consecuencia hay más probabilidades de sufrir un accidente laboral.

El trabajo durante la noche desequilibra los buenos hábitos alimentarios, porque cuando se levantan estas personas no tienen hambre porque no es su hora de comer y cuando empiezan a sentir sensación de hambre, es su hora de trabajo y como no pueden perder mucho tiempo, comen cualquier cosa o incluso la primera chuchería que encuentren a mano. Esta mala alimentación puede originar ardor de estómago, gastritis e incluso úlcera de estómago. Además en muchas ocasiones lo único que se llevan a la boca son dulces y al final aparecen problemas de sobrepeso y obesidad.

Los turnos de trabajo de noche también pueden originar trastornos psicológicos debidos a la dificultad para tener una vida social satisfactoria. Empiezan a resentirse las relaciones de pareja y también las relaciones con los hijos ya que apenas pueden pasar tiempo juntos, pues tienen tiempo libre a horas diferentes.

Problemas frecuentes en los trabajos nocturnos

A modo general, los problemas que afectan con mayor frecuencia a los trabajadores nocturnos son:

  • Depresión
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Fatiga crónica
  • Insomnio
  • Trastornos digestivos
  • Cambios en el carácter
  • Problemas en las relaciones familiares
  • Dificultades sexuales
  • Disminución del rendimiento laboral

El sueño y la vigilia están asociados a los estímulos de la luz. Nuestro cerebro asocia la luz con una mayor actividad fisiológica, mientras que en la oscuridad disminuyen estas funciones. Durante el descanso nocturno, nuestro organismo entra en una especie de letargo bajando la presión sanguínea, bajando la temperatura corporal y disminuyendo la secreción de hormonas. Durante la noche, nuestra capacidad de alerta también disminuye por lo que nos resulta más difícil concentrarnos o reaccionar ante un suceso imprevisto.

En los turnos de noche, nuestro organismo sufre por partida doble, pues debe permanecer activo durante la noche y esforzarse en dormir durante el día. Como consecuencia de todo esto, se duermen entre 5 y 7 horas menos por semana y el descanso no es totalmente reparador.

Los expertos no se ponen de acuerdo en qué es mejor, los turnos fijos o los turnos rotatorios. Aunque todos opinan que trabajar de noche no es bueno para la salud, algunos consideran que se deberían establecer turnos rotativos para que nadie permanezca demasiado tiempo realizando su trabajo en ese horario, sin embargo, otros expertos lo desaconsejan, pues lo consideran todavía más perjudicial que mantener siempre el horario nocturno.

En el caso de la rotación, las personas necesitamos unos días para adaptarnos a los cambios, por eso cuando este cambio se está aceptando, ya tenemos que acostumbrarnos a uno nuevo. Un trabajador fijo del turno de noche, puede organizar su vida de acuerdo a este horario y puede desarrollar mayor actividad nocturna y mayor facilidad para dormir en horario no habitual.

En fin, en opinión de muchos expertos, lo mejor es organizar ciclos cortos, es decir cambiar de turno cada dos o tres días para que los ritmos biológicos no se alteren. Pero lo mejor es establecer un sistema de rotación de turnos contando con la opinión del propio trabajador para que pueda adaptarlo en lo posible a su condición personal.

Consejos para llevar mejor el turno de noche

  • Prepara tu dormitorio para que tenga las condiciones de luz, temperatura y tranquilidad adecuadas
  • Establece una rutina antes de acostarte: puedes ducharte, lavarte los dientes…
  • Nunca te acuestes con hambre
  • Pide a las personas que vivan en tu casa que respeten tu descanso
  • Organiza tu vida para poder dedicarle tiempo a tu familia y a tus amigos
  • Limita el consumo de cafeína
  • Procura mantenerte bien hidratada y procura comer sano durante el trabajo, opta por la fruta, los yogures o los frutos secos y olvídate de los dulces.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...